Tel: 606 46 96 99 / 654 37 09 84
Fax: 93 427 69 85

 

image image

 

La mezcla única illy 
    

Illycaffe utiliza para todos sus productos una mezcla única compuesta de 9 variedades de los mejorres café aràbica. La mezcla se tuesta de forma tradicional y se envasa bajo presión y atmosfera protectora en las cápsulas o dosis de café, bien sean estas itaca , ipso o ese.

 

La mezcla illy llega a la cápsula correctamente prensada y dosificada, el resultado es un café siempre perfecto con un aroma intenso a la vez que rotundo con un cuerpo y una crema densa compacta y persistente.

 

Cuerpo sabor y aromas.

 

Un café espresso illy es el resultado de un equilibrio perfecto entre cuerpo sabor y aroma.  El equilibrio entre el amargo y la acidez que permite percibir de inmediato un gusto dulce, que se intensifica gracias a su cuerpo, envolvente y aterciopelado.

 

La riqueza y rotundidad aromática de un espresso  illy se percibe al acercar la taza al paladar  haciendo notar la presencia de  aromas florales,  cítricos y afrutados que  se intensifica una vez lo degustamos descubriendo entonces toques de caramelo, chocolate y pan tostado .

 

El gusto del espresso illy permaneces por largo tiempo en boca invitando siempre a repetir el placer de degustar un nuevo café.

 

 

Café y salud

 

Una taza de café arabica contiene hasta la mitad de cafeína que una taza de café con una mezcla de robustas ( de 30-60 mg del Arabica hasta los 120-150 mg del Robusta ).

 

Tomar una taza de café robusta puede signifcar lo mismo que tomar dos tazas de Arabica,  y no solo ya que además los cafés Arabica proporcionan las componentes aromáticas mas agradables del café, son dulces aterciopelados , afrutados  y florales. 

 

Tomar la cantidad justa  de café ,ayuda a mejorar la concentración , a mantener la atención en tareas repetitivas,  a disminuir el tiempo de reacción ante los estímulos y reducir los efectos de la fatiga.
Calidad, sostenibilidad

Café y calidad de vida: dos cosas que van unidas.
 

El sabor de una taza de illycaffè nace en la planta de café verde y de la tierra en la que crece. Y de ahí el primer compromiso de la empresa, que a finales de los años 80 decidió no comprar el café verde en mercados internacionales, sino comprarlo directamente a la fuente, a los productores brasileños primero y posteriormente a Guatemala y Colombia, a Etiopía, a la India y a otros países.